MENU

by • May 19, 2018 • Travel & LifestyleComments (0)

Un Momento Reflexivo Sobre Las Mejores Decisiones De Mi Vida

Me encuentro sentado cómodamente en una silla Acapulco, al lado de la piscina en un bonito hotel del hermoso Pueblo Mágico conocido como Tulum, en Quintana Roo, a solo 40 minutos de Playa del Carmen. Los 30º de temperatura de la Riviera Maya despiertan mi necesidad de refrescarme y no decido si hacerlo destapando una cerveza o saltando a la piscina y como no me dan ganas de tomar decisiones tan difíciles, opto por ambas, una seguida de la otra. La vida es eso que pasa mientras tomas decisiones cuando en muchas ocasiones no es necesario hacerlo sino simplemente saber organizarse. Después del chapuzón, regreso a la silla para planear con María si nos vamos a la playa o a comer, o de nuevo, buscar la forma en que ambas actividades se combinen. Menos de 30 segundos han pasado y ya decidimos irnos a comer a la playa. Es el 29 de abril de 2018 y mientras nos preparamos tengo un momento reflexivo sobre las mejores decisiones de mi vida y me han llevado a escribir estas líneas.

 

Waiting for your love ?

A post shared by María Curts (@playita_miamor) on

Tal vez lo que acabas de leer te parece igual a lo que escribo siempre y puede que tengas razón; pues se parece prácticamente a cualquier fin de semana en Playa del Carmen, pues así es como pasamos la mayor parte de nuestro tiempo libre, pero esta vez, las líneas sirven para contarles algo que me da mucha felicidad compartir y es que ¡Ya cumplimos un año casados! El año pasado les compartí las 5 Cosas que aprendí de organizar una boda en Playa del Carmen pero ahora, a un año de tan maravilloso momento, me pareció prudente reflexionar sobre lo que ha pasado desde entonces. Dicen que el primer año de casados es el más bonito pero que también puede ser el más difícil, sobretodo para parejas que no vivieron juntas antes y tienen que aprender a hacerlo literalmente de la noche (de bodas) a la mañana. Podría parecer absurdo pero la gente aun sigue casándose por diversos motivos que van más allá del único motivo válido: El amor. Creo que el amor de verdad se alimenta de conocer realmente a tu pareja y amar todo de ella, incluso aprender a amar lo que “no te gusta” de ella. Es decir. ¿Cómo puedes decir que amas a alguien totalmente si no “toleras” ciertos comportamientos / hábitos / formas de pensar? ¿Cómo decir que amas a alguien a quien no dejas ser o a quien no te deja ser totalmente tú? Es sabido que muchas parejas se divorcian al poco tiempo de casados tras vivir años de noviazgo pero viviendo separados. ¿Por qué crees que sea? Yo pienso que nunca se dieron tiempo de conocerse realmente, hay gente que idealiza a sus parejas y se enamoran sin realmente poner atención a los detalles, esos que con un poco de claridad podrían notarse desde la primera cita y que podrían determinar si serás feliz con una persona en el futuro. En fin, no me enfocaré en esos detalles porque no es nuestro caso.

María y yo tomamos la decisión de hacer oficial nuestra unión con los objetivos bien claros. La boda solo sería una confirmación ante la sociedad de lo que queríamos para el resto de la vida y un pretexto perfecto para reunir a la gente más importante para nosotros y celebrarlo. Pero creo que el éxito de nuestra relación viene en gran parte de que mucho antes de la boda ya vivíamos juntos, como familia. Hace un año nos casamos legalmente, pero  ya habían pasado casi otros dos desde que nos sentíamos totalmente comprometidos y con conocimiento casi pleno uno del otro. Hoy no puedo decir que nos conozcamos al 100% todavía y espero realmente que si ese día nos ha de llegar, que sea dentro de muchos, muchos años. Lo mejor de vivir con alguien que amas es que exista siempre el factor sorpresa, como sea, en los detalles más insignificantes o hasta los momentos de tomar decisiones difíciles y como siempre he dicho:  nunca hay que dar por sentado nada.

Vivir con María es una aventura en la que cada día representa una nueva oportunidad de aprender y conocer algo no solo de ella sino de mí también y me enorgullece la complicidad que existe entre nosotros y que somos compañeros en el mejor equipo.

Tras 1 año de legal-feliz-divertido-sorpresivo-excitante matrimonio, confirmo que fue la decisión correcta y a pesar de que obviamente lleguen a existir diferencias (sería irreal pretender estar de acuerdo con alguien siempre), nunca ha existido un momento de duda sobre esa decisión. Si alguien me preguntara el “secreto” para un matrimonio feliz, diría que precísamente lo único que no debe existir son los secretos; la confianza, la independencia y la buena comunicación, son la piedra angular de cualquier relación, especialmente de las amorosas.

Suena en mis audífonos We can’t predict the Future de The Flaming Lips y no pudo ser en mejor momento; Yo no sé lo que vaya a pasar mañana, en un año o diez. Pero si de algo estoy seguro es que quiero que todo lo bueno que venga, sea con ella y si un día tenemos que superar la adversidad, que sea juntos, en equipo como todo lo que hemos logrado hasta el día de hoy. Feliz 1er Aniversario, María. Te amo.

Nuestra vida en Playa es tranquila pero emocionante, sígueme en Instagram para conocer más.

Cuéntame en Twitter @pepeyanez o búscame en Instagram @pepeyanez

Share this:

Related Posts

Comments are closed.